Desde muy pequeña, la lectura fue mi salida al mundo exterior, descubrí la amistad, la aventura, el amor, incluso el sexo. Página a página devoraba la historia y sentía verdadera pena de que se acabara. Pero la magia volvía a repetirse en el mismo momento en que abría la tapa de un nuevo libro ...fascinante.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Presentación en Catarroja - Valencia


En días pasados se presento mi libro "Momentos de Vida" en Catarroja (Valencia) lugar donde  tiene la sede la editorial Red Paradise.

Fue un acto emotivo y lleno de participación, estuve acompañada por mi familia y amigos de Valencia, no todos pudieron asistir pon motivos ajenos, pero me sentí acompañada y muy bien. 

Al final de la lectura de dos relatos, se creo un clima de intimidad con los asistentes y fuimos desgranando sentimientos, es lo mejor de las presentaciones y de los comentarios que me llegan casi diariamente, gracias, muchas gracias a tod@s los que me acompañasteis.  Fue un gran placer.

Os pongo una pequeña muestra gráfica de varios momentos de la presentación.





















































viernes, 8 de septiembre de 2017

Revista El Callejón de las once esquinas


En días pasados he recibido una gran alegría, después de que Patricia Richmond se pusiera en contacto conmigo para decirme lo que le había gustado mi libro de relatos y que quería poner algunos de ellos y una reseña en la revista de las letras agitadas por el cierzo!!!!
Patricia me pidió unas fotos personales y poco a poco fue saliendo este número de Septiembre en el que estoy acompañada por much@s autor@s.

Mi sorpresa fue mayúscula y mi agradecimiento infinito.  Cuando alguien lee mis letras y le llegan al corazón se convierten en parte de las personas que las leen.

Dar las gracias a todo el equipo que forman la revista y lo mismo que me dicen a mí: sigue escribiendo, les digo a ellos, seguir ayudando a promocionar a personas que amamos las letras. Por mi parte aporto mi granito de arena poniendo en mi blog vuestra revista para que la puedan leer mis lectores.

Gracias también a los Portadores de Sueños que es donde Patricia encontró mi libro.








Lectura para todos: El Callejón de las Once Esquinas #3: lee, comparte y escribe...
https://issuu.com/…/el_callej__n_de_las_once_esquinas___b6c…
http://callejon11esquinas.blogspot.com.es/…/numero-3-septie…


Revista de letras agitadas por el cierzo - Septiembre 2017
issuu.com

lunes, 5 de junio de 2017

INGENUA DE MI...



Ahora que ha acabado la Feria del Libro de mi ciudad, ahora que he tenido tiempo de pensar, ahora que he leído una crítica demoledora de un escritor “consagrado” hacía los que se creen escritores porque se auto-publican y el daño que hacen las redes sociales porque nos creemos lo que no somos: escritores. Ahora voy a poner sobre el papel lo que llevo callando meses.

Los que me conocéis ya sabéis que me gusta escribir, no entro en bien o mal, me gusta y punto. Por eso tengo un blog, mis comentarios y lo que quiero en mis redes sociales a las que no obligo a nadie a entrar ni comentar, pero agradezco el tiempo que muchos de vosotros le dedicáis.

Estos tiempos nos traen nuevas formas de comunicarnos y es verdad que nos publicitamos nuestros escritos, es mucho más fácil llegar y que te lean, a mi me sigue sorprendiendo que lo que hago desde los siete años, escribir, les guste a las personas, tanto como para decírmelo y tantísimo como para comprar mi libro, gracias.

Este mundo editorial que estoy descubriendo es una jungla en la cual soy una humilde mariposa. Con toda mi ingenuidad envié mi manuscrito a una de las muchas que hay en Internet y me contestaron con muy buenas palabras y muchas cosas que no se han cumplido.

Estoy decepcionada por muchas cosas, por el poco o nulo interés en publicitar mi libro, por no hacer su trabajo, por querer que sea yo, la que vaya a las libreras y “me venda” mi libro...No me he autoeditado precisamente por el pudor que me da “venderme”, pero no obstante ante la insistencia de la editorial hice varias incursiones en alguna librería de mi ciudad, de las que soy asidua compradora y en una me pidieron tal cantidad del porcentaje del libro que no podía decir que sí, porque mi porcentaje es mínimo. En la otra me dijeron que era la editorial quien tenía que hacer ese trabajo.

Llamadas, lista de librerías, números de teléfono de las mismas, sus emails, todo ese trabajo, que no debería ser del escritor, sino de la editorial he hecho, y más.

Mi primer contacto fue la Casa de la Mujer de mi ciudad, hablé por teléfono porque evito por mi salud moverme lo menos que puedo de casa, les dije que me publicaban un libro en el que pongo voz a quién no la tiene y habla sobre todo de mujer, con una gran alusión al maltrato y me gustaría dar una parte de mi pequeño porcentaje para ayudar a las mujeres maltratadas. Me dijo una voz femenina muy mecánica, que enviara un email, porque así tendrían constancia y me contestarían.

Lo guardo, el día siete de marzo lo envié, quería hacer la presentación en un lugar en el que ayudan a muchas mujeres y del cual yo también me he beneficiado alguna vez, era para mi como ayudar con un pequeño grano de arena pero aportar algo. NUNCA me contestaron.

Veo que siguen haciendo presentaciones, las cuales no dejan un pequeño porcentaje, y me duele, claro que me duele como me han tratado, ignorado y apartado sin una palabra. Esa es mi experiencia en mi ciudad, en un lugar público, en un lugar abierto a todos, sobre todo en un lugar de mujeres que precisan ayuda.

No quería vender, no voy a vivir de ello. Nunca ha sido ese el motivo de escribir. Escribo porque me gusta y si mis palabras ayudan a otras personas, como antes de publicarme, lo han hecho, ya estoy contenta y agradecida.

Luego llega la Feria del Libro, llamo a mi editorial para ver si han hecho su trabajo, el de entregar en depósito alguno de mis libros y me dicen que han perdido el paquete en la agencia de transporte.

Me pasee por mi ciudad, en la Feria, siempre trato hacerlo, me firma algún autor, hablo un ratico, fotos, buen ambiente y una mirada por si mi libro, oh ignorante de mi, esta perdido, medio escondido por algún estante...Nada de nada.

He difundido mi libro en las redes y os agradezco infinitamente que ahora lo tengáis junto a vosotros, que le hagáis un hueco en vuestros pensamientos.

Agradecer al Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza) el cual desde el primer momento que llame y les dije que me gustaría presentar mi libro allí, lugar al que me siento muy unida, no lo dudaron y me dieron todas las facilidades. Lo mismo que creo deberían de haber hecho en mi ciudad.

Hablaba en la feria del libro que nadie es profeta en su tierra, pero qué profeta!!!! yo no soy nada, solo una mujer que escribe lo que siente e imagina y lo plasma en un papel y si nadie me da la oportunidad de que mis letras lleguen a más gente, pues se quedarán en las estanterías de las personas que me aprecian y eso ya es un triunfo y un sueño cumplido, ver mis pequeños relatos impresos en papel, con mi nombre, que orgullosos estarían mis padres...

“No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que contar y decirlo” Oscar Wilde. Pues eso mismo, es lo que he hecho y seguiré haciendo mientras pueda o tenga ganas o fuerzas o lo que sea...escribo mucho pero hago público, poco.

También estoy desengañada de la ilusión que puse en enviar mi ejemplar a alguno de los escritores que admiro, y los cuales no se han dignado ni ha decirme que han recibido mi libro, sé que tendrán muchos, pero ser agradecido cuesta tan poco...

Que no tengan miedo, que nadie va a quitarles su puesto en las listas de los más vendidos, los que más entrevistan conceden, los que publicitan en todos los sitios, porque sus editoriales apuestan a caballo ganador, pero que nunca, nunca olviden que si están ahí es porque muchos lectores compramos sus libros y los leemos y hacemos un trabajo impagable, hablar bien de esa lectura, contar párrafos que nos han “llegado”, recomendar sus libros, regalar sus libros...Son lo que son por nosotros, porque sin lectores no existirían ni ellos ni las editoriales que ganan, supongo mucho más que ellos.

No estoy quemada por el poco interés que ha demostrado mi editora, no es eso, estoy muy dolida por mi ignorancia, y porque encima tenga que leer que nos creemos, cualquiera que escribe en las redes, Vargas Llosa, pues no, señor escritor, no, a mi, no me gusta Vargas Llosa, me puede llamar ignorante, después de como ha ofendido a todas las personas que intentan escribir y que sus letras lleguen a las personas, ya no puede hacerme más daño. No me gusta, he leído alguno de sus libros y me han encantado, pero tiene una producción que dentro de mi “ignorancia” es como una montaña rusa...para mi gusto.

Tranquilos autores consagrados, nunca os quitaremos nada, los que nos publican pequeñas editoriales que no hacen nada de publicidad ni llegan a las librerías, al público, tampoco a las grandes, esas pasaran de nosotros como de la peste...que se han creído...cualquiera se llama escritor.

No sé si he dicho todo lo que quería decir, pero todo lo que he escrito es lo que siento.

No soy escritora, no me siento tal, escribir es un acto y yo hago ese acto, llamadme como queráis.

Pero sin desprestigiar por favor, ya que si tú, el que te permites denostarnos lo haces, demuestras que eres una persona que quizá sienta miedo de que oh casualidad, entre los miles de ignorantes que escribimos en las redes sociales, quizá dentro de unos años, alguien reconozca a un TALENTO, y eso te dolerá mucho, demasiado en tu ego, no te fíes de los que ríen contigo ni en los palmeros, esos, desaparecen, los que te compramos los libros y acariciamos tus letras, esos, a casi todos, los tendrás siempre.

No sé si publicaré más...no lo sé, desde luego no voy hacer un trabajo que no me corresponde, para el cual no estoy capacitada, pero escribir, en la soledad de mi casa, en mi habitación en silencio, poniendo mis letras en el papel en blanco, dejando en ellas, alegrías, penas, ilusiones, verdades, imaginaciones...eso si que lo haré, en mi muro del face y en el blog y quién quiera leerlo y comentarlo, muchas gracias.

Y a los que no lo leen porque no les importa, acordaros que quizá os podéis perder algo bueno, no solo lo mío, sino lo de cualquiera que escriba en esta bitácora.








miércoles, 3 de mayo de 2017

Visitas


Quiero daros las gracias por las visitas que esta recibiendo este blog con motivo de la presentación en La Almunia de mi libro "Momentos de vida", han sido 980 entradas en tres días, todo un placer!!!!

No me lo hubiera imaginado.








domingo, 30 de abril de 2017

Presentación

Ayer día 29 de Abril, en La Almunia de Doña Godina, hice realidad un sueño.

Presenté mi libro "Momentos de vida" acompañada de mi familia y amigos,  tengo que dar las gracias al Ayuntamiento por ponerme todas las facilidades, a la Concejala de Cultura Alodia Martínez por llevar todo el papeleo y evitar que tuviera que trasladarme.  Así da gusto llegar a un lugar tan querido por mí.  Cuando empecé a hablar mis primeras palabras fueron para decirles que en La Almunia fui muy feliz, los años en los que viví allí formé parte de la comunidad y estuve muy implicada en todo lo que podía, hice amistades que espero conservar toda la vida aún a pesar de la distancia.  Mis queridas mamás, las madres que nos conocimos en la guardería cuando llevamos a nuestros hij@s y que hemos compartido tanto, tanto.  Carmina, mi querida Carmina, tan buena conversadora, tan amante de los libros, una mujer tan adelantada al tiempo que le ha tocado vivir, con una alegría infinita y todo un pozo de sabiduría, siempre me gusta hablar con ella, antes era ante una mesa camilla o paseando por su jardín, ahora es a través del teléfono pero siempre me gusta hablar con ella, siento su inmenso cariño como sé que ella siente el mío.

Luego también me acompañó Eva, mi querida Eva, una chica que me tiene a mi como una hermana mayor en el dolor y la enfermedad, a la que entiendo y trato no de aconsejar pero si, de comprender, porque somos hermanas en lo que nos ha tocado vivir, siempre acompañándonos en los momentos difíciles, y ayer en ese ratico para mi muy feliz.

No puedo dejar de nombrar a quienes no pudieron estar al ser puente y no encontrarse en el lugar pero que se encargaron de hacerme llegar sus palabras y se llevaron otras manos mi libro para que ahora sea parte de ellas.

Mi familia, que allí estuvo, acompañándome.  Mis primas que fueron una gran sorpresa!!! con las dedicatorias que me pidieron para sus libros, todo muy emocionante.  Me acompañaron amigos nuevos de Zaragoza, Pilar y Nacho, gracias a todos por estar conmigo en ese momento tan especial.

Gracias a María Pilar Blanco Unzué, profesora de música de mis hijos, que la recuerdan con enorme cariño y ella se encargó de recordar nuestros ratos de conversación cuando los domingos coincidíamos en la papelería comprando la prensa.  Hizo una maravillosa presentación de mi libro, dedicándole palabras y emociones quizá desconocidas para quién lo ha escrito, eso es lo bueno, cada lector le da su propia vida.  Llegó al centro de las emociones y me gustó mucho.

Gracias a Teresa Corro que le puso su voz a uno de mis relatos: "La soledad" y por acompañarme también en la mesa con su apoyo y su sonrisa.

También recuerdo a los que no estuvieron pero querían estar, me sentí también arropada por ellos.

Luego se sucedieron las preguntas  y se produjo un diálogo entre el público y yo, algo que me gustó mucho.

Les dije que si uno de mis pequeños relatos les deja huella en el corazón, seré feliz.

Estoy en una nube.  Solo puedo repetir las gracias por acompañarme en este sueño!!!



Palacio de San Juan



Mis libros esperando "volar"...







 Reencontrándonos



 Maria Pilar empieza la presentación



Teresa Corro le pone voz a un relato
























































sábado, 22 de abril de 2017

Presentación "Momentos de Vida"

Después de varias gestiones llamadas y mensajes con Alodia, Concejala de Cultura del Ayuntamiento de La Almunia, ya tengo fecha para la presentación.


 Será el dia 29 de Abril de 2017 a las 19,00 horas en el Palacio San Juan
La Almunia de Doña Godina
Zaragoza


Aquí tenéis el cartel.






¡¡¡ Os espero a todos !!!




miércoles, 19 de abril de 2017

Reseña sobre "Momentos de Vida"

Juan Pedro Martín Escolar-Noriega en su magnifico blog "Volveremos a Macondo" ha reseñado mi libro, exprimiendo sentimientos en cada palabra, para mí un honor formar parte de su universo literario, muchas gracias por llegar al fondo de mis pequeños relatos.

Con su permiso recojo aquí sus palabras y os dejo el enlace a su blog que os invito a visitar y a seguir, merece la pena.

"Volveremos a Macondo"





 
Texto de: Juan Pedro Martín Escolar-Noriega

Estoy sentado, frente a la hoja de papel en blanco, pensando en lo que voy a escribir lo que vais a leer e continuación y una idea me asalta de forma continua: me considero una persona que siempre ha tenido una vida afortunada, aunque mi forma de ser y mi carácter me haga sufrir por los continuos problemas cotidianos que nos pueden asaltar. ¿Problemas? ¡Qué ironía!
Acabo de cerrar un pequeño libro, pequeño por su extensión pero enorme por su contenido, titulado Momentos de vida, primer libro publicado por Isabel Sevilla Moreno, que a partir de ahora se va a convertir en uno de los que tengo de cabecera y que releeré cada vez que me asalten esos problemas que, desde este momento, voy a calificar de banales ante tanto sufrimiento y dolor que acaban de pasar por mis ojos.
Isabel Sevilla Moreno necesita sobrevivir y para eso escribe según nos confiesa en Momentos de vida. Escribe para hablar de libertad, de deseos incumplidos, sueños no realizados, del tiempo que pasa y porque cada vez queda menos tiempo para vivir; ella habla con su papel y se entiende perfectamente, más de lo que quisiera; escribe para hablar de aquellos que no han podido siquiera llegar a vivir los años que ella ha vivido, aquellos que se han ido antes de hora; escribe para declarar su amor por las personas a las que no dijo cuánto quería ni las suficientes veces ni con actos que es como deben ir acompañadas las palabras; escribe para hablar del dolor de las ausencias, para recordar los sueños tanto los buenos como los malos, para no olvidar porque sin recuerdos no somos nada, para sentirse viva y libre, para contar el dolor y el desamor; escribe para hablar de la esperanza, la ilusión y el amor; escribe para contar las horas, los días, las emociones…; escribe porque está viva y, en el fondo, quiero vivir siempre en y con sus letras; escribe para ser inmortal, para los que vengan después de ella.
A partir de esta confesión nos sumergimos en treinta y cinco breves, pero intensos y emocionantes, relatos autobiográficos y un precioso cuento de ficción final erótico para que sea un antídoto para superar y se nos quite del alma la angustia que se ha anidado en ella durante la apasionante lectura.
Momentos de vida nos relata pequeñas situaciones cotidianas, ínfimas cosas, que seguramente a los que no estamos en la situación de la autora ni nos demos cuenta de que suceden, pero que en las palabras y frases de Isabel Sevilla Moreno se hacen inmensas porque la reafirman en lo que a ella le ha tocado vivir y en la tremenda dignidad con la que lo afronta.
Felicidad, sexo, amistad, fe, suerte, aventura, bondad, familia, crisis económica, juventud, enfermedad cruel, salud, maltrato, soledad, violencia de género, machismo, amargura, amistad desamor, recuerdos, dolor, fragilidad, angustia…, pero ante todo dos cosas en mayúsculas que bañan cada página de Momentos de vida: Amor y Esperanza.
¿Qué puede pedir una persona cuando en una reunión de amigos alguien lanza la pregunta que es lo qué querríamos ser de mayores? Muchos pediríamos esas cosas materiales y enaltecedoras de nuestra vanidad, pero Isabel Sevilla Moreno se lo piensa unos segundos y nos suelta a nuestra cara que queda sorprendida ante su petición y deseo: “No estar enferma. Llevar una vida normal, la misma que nunca he podido hacer”.
Momentos de vida  es como el núcleo de A la busca del tiempo perdido de Marcel Proust. Isabel Sevilla Moreno, en esa soledad que se siente en una ciudad grande y que es tan enorme y en la que cerramos los cerrojos de la puerta de nuestra casa, miramos por la ventana, vemos pasar a la gente y observamos las luces de las otras casas, descubre un objeto familiar, que ella ha ido recopilando a lo largo de su vida, y empieza a recordar, porque esos objetos son testigos de la vida que nos vuelve para viajar por la memoria. Y si no tenemos recuerdos no somos nada, tanto que ellos son los que nos mantienen vivos. La soledad y la incomprensión son malas compañeras y ella, así se hace llamar muchas veces en el libro Isabel Sevilla Moreno, las ha sentido en su piel, tanto que las lleva tatuadas. Ella no sabe odiar, pero sufre, sufre mucho. Lamenta como es tratada por su ser quizás más querido. Lamenta tantas cosas que le han pasado, tanta injusticia sufrida. Porque en esta historia es la gran perdedora, sin duda, pero no acepta que sus seres queridos pierdan su libertad. Sólo desea que la quieran, pero no siente ese cariño. Y ella se pregunta qué es lo que ha hecho para obtener tanto dolor.
Ella no cree en el perdón. Sólo cree en la conciencia de cada uno, única y exclusivamente, porque se trata de vivir la vida mientras podemos, de disfrutar de los buenos ratos porque los malos llegan sin avisar, de hacernos las cosas más agradables unos a otros, de vivir y dejar vivir. De todo eso y de muy poco más.
Porque, aunque parezca mentira y que no puede ser, y ahí radica su tremenda grandeza y magia, Momentos de vida es un grito descarnado, pero un grito de esperanza que te deja el corazón encogido, pero lleno de emoción. ¡Qué poco nos damos cuenta de las verdaderas cosas que son importantes! Isabel Sevilla Moreno se desnuda en cada una de sus frases, en cada una de sus palabras como la mujer valiente y excepcional que es. Pocos, muy pocos, se atreverían a escribir todo lo que ella nos cuenta, y ninguno, pienso yo, daría ese mensaje de amor y esperanza que ella transmite frente a lo que está sufriendo sin quedarse en la simple amargura. La gente no quiere saber de cosas duras pero estas suceden a nuestro lado y hay que ponerlas voz. Isabel Sevilla Moreno se la pone en un alegato a la esperanza, a la alegría y a la libertad después de haber vivido, y seguir viviendo, unas historias y situaciones poco fáciles, por no decir extremadamente difíciles.
El amor a su padre y a su madre, a sus perros a los que sólo les falta hablar, los bancos donde poder sentarse en sus paseos, sus zapatos, su bastón, sus hijos, las vajillas guardadas en la alacena del comedor, su lilero, su ventana como escaparate de la vida, esa luz de la casa de enfrente que lleva días sin encenderse, sus paseos por etapas, su vermú, sus conversaciones con otras personas, su dolor, aunque siempre con esa sonrisa con la que me imagino su cara, ella … Hay que ser muy fuerte, muy mujer y muy excepcional para soltar todo lo que dice y quedarse amarrada a ese poso de esperanza frente a los que nos parece que tenemos una vida dichosa, feliz y regalada con algún problemilla de vez en cuando.
Os ruego encarecidamente que compréis y leáis Momentos de vida, lo disfrutéis y sigáis sin descanso las palabras de Mario Benedetti con las que Isabel Sevilla Moreno cierra su libro a manera de síntesis para cuando tengamos un momento de desaliento: “No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso…”.
Si Isabel Sevilla Moreno lo ha convertido en una forma de vida y lo sigue a rajatabla, ¿no vamos a poder nosotros, personas afortunadas a las que nos asaltan problemillas sin importancia que parecen ahogarnos?
¡Impresionante!


viernes, 14 de abril de 2017

ESCRIBIR



"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que contar y decirlo"
Oscar Wilde







martes, 4 de abril de 2017

EL GIMNASIO

Este relato que se me ha escapado de la imprenta y no ha podido entrar en el libro, os lo pongo para que lo podáis leer todos.





 
El otro día paseando por una calle de mi ciudad, me extrañó en estos tiempos de crisis, el ver dos gimnasios grandes abiertos y con gente, bastante joven por lo que vi a través de unas grandes cristaleras que dan a la calle, en un gimnasio esta todo lleno de cintas de correr con hombres, en su mayoría, corriendo y sudando y en el otro gimnasio, que esta muy cercano en la misma acera, esta lleno de bicis estáticas, y allí vi que había mayoría de mujeres, con sus mallas sudando la camiseta, o el body, porque iban muy ceñidas de ropa, no como cuando iba yo a clases de estiramientos, que eran unas mallas y una camiseta ancha, y las mallas porque el profesor decía que si no veía si estirábamos bien el músculo.

Entrados en harina, que se dice vulgarmente, me di cuenta de la estupidez humana, pagar para estar corriendo siendo que lo pueden hacer gratuitamente a 5 minutos de allí en el parque de La Aljaferia, y ya no te digo lo del tema de las bicis, que van y vienen por donde quieren...

Al hilo de lo de la estupidez me acordé de una conversación que tuve con mi Reumatólogo, hace unos años, cuando en una de mis múltiples visitas, ya hablábamos de todo y él me comentó una anécdota que le ocurrió y se me quedo grabada y es la siguiente: Estaba harto de que los amigos y la familia le dijera: oye tienes que venirte al gimnasio, que es muy bueno, que tenemos una edad, que te vendrá bien para la salud, y sin muchas ganas el hombre se apunto al gimnasio, convencido como estaba que con ir y venir andando a su lugar de trabajo era suficiente.

Me dice, al llegar allí veo a un hombre con exceso de todo menos de vello, y empieza a colocarnos en una sala y él en un lugar un poco más alto con un micrófono pegado a la cara y una música estridente, altísimo el volumen...y empieza, a saltar y a gritar uno, dos, tres, 50 veces el mismo movimiento. La persona que me refería esto, es el Jefe de Reumatología de uno de los Hospitales más grandes de Zaragoza, y claro veía que el ejercicio que el que gritaba, no era el adecuado para tal o cual articulación, también veía que el elemento de las mallas no tenía ni “pajolera” idea de corregir la posición de los que no lo hacían bien, incluso pensaba: de un momento a otro voy a tener que intervenir como médico porque alguno de esto les va a dar un infarto, por exceso de ejercicio, porque el del exceso de todo, les achuchaba a no parar, gritando: venga, más, otras 20 veces.

El hombre, el Reumatólogo, no podía más y no llegó a ir una semana, cuando se despidió del gimnasio, en el que había pagado una cuota que ni siquiera pidió que le devolvieran, solo les dijo a la señorita que tienen para atender y al elemento de los gritos, que era médico y Reumatólogo, que no podía seguir allí, porque veía lo mal que estaban haciendo las cosas y porque además veía a casi todos los que estaban con él en las clases, como potenciales pacientes suyos, porque iban a producirse una lesión en algunos casos grave e irreversible.

También le dijo al señor depilado con mallas y micrófono, que debería tener una titulación no de “preparador físico” si no de rehabilitador, que es lo que deberían de exigir las autoridades para ejercer en los gimnasios, porque hacía más mal que bien con los ejercicios que él “obligaba” a realizar.

El hombre que los llevaba al borde de la rotura fibrilar, no respondió nada, y se fue. La señorita todo era disculparse, decir, que porque no había dicho que era médico y sobre todo temía que denunciara al gimnasio.

Mi Reumatólogo se fue sin decir nada, feliz por haber abandonado ese lugar que para él era un castigo, por todo lo que veía que se realizaba.

Volvía a ser un hombre feliz con sus caminatas. Para callar a la familia se compró una cinta andadora que tiene cogiendo polvo en la terraza...

Desconfiar de estos modernos gimnasios donde los monitores no están cualificados para ejercer ni orientar respecto a que ejercicios son los adecuados para cada cliente.

No nos dejemos llevar de modas absurdas, y caminemos que es un ejercicio completo, sano y barato.

El secreto para estar en forma consiste en quemar todas las calorías que se consumen y eso se consigue caminando, simple y llanamente, y a nuestro ritmo, sin tener a un elemento gritándote en la oreja y con una música horrorosa taladrándote los tímpanos.







lunes, 3 de abril de 2017

LOS PRIMEROS



Los primeros "Momentos de vida", van llegando a otras manos, a otros corazones, a cada persona las vivencias que describo le parecerán una cosa u otra, lo sentirán de una manera diferente.  Cuando asistía al club de lectura me gustaba ver lo distinto que nos había parecido a cada  una de las mujeres el texto  que habíamos leído, aunque había cosas comunes, y luego hablando, descubríamos cosas que "se nos habían pasado" y a otra, no, así íbamos desgranando el libro.

Estos primeros ejemplares han sido para Azu, mi nuera, para Irene, mi hija y para unos amigos, Pilar y Nacho. Natalia no tiene foto porque estaba trabajando, sé que mis relatos le llegarán muy adentro, es un cielo. Aparte de los que ya están siendo preparados para iniciar su viaje por correo.

A todos les he dicho que necesito y quiero, si puede ser, su opinión, buena o menos buena, eso me hará mejorar en el futuro para nuevas incursiones en este mundo hasta ahora desconocido para mí, de antemano, gracias por parar y leer estos relatos nacidos del corazón y con la idea de poner voz a quién no la tiene.






Con Pilar, en "nuestra terraza" casi, nuestra segunda casa...



Con Nacho, un encanto de persona que escucha y sonríe apaciblemente,
en broma dice que no nos fiemos...


ENVIOS POR CORREO


Para tod@s los interesad@s en adquirir mi libro y queráis que os lo envíe dedicado, en la columna de la derecha de este blog hay un formulario de contacto que pone "Enviame tu mensaje o comentario" ponerme vuestro nombre, correo electrónico y un mensaje con vuestra dirección.  Yo contestaré y os diré precio y gastos de envío.  También podéis pedírmelo a través de un mensaje privado en Facebook.

Otra forma de adquirirlo es a través de Amazon que en su momento, cuando esté disponible, os informaré.

Cuando tenga fechas concretas y lugares os anunciaré las presentaciones.

Muchas gracias.






Aquí tenéis el índice para que podáis ver los títulos de los relatos que componen el libro.